Síguenos en:        
Facebook   Twitter   YouTube

Newsletter - Núm. 1

 

El coste de migrar a Windows 7

Gartner Gartner avisa de que la mayoría de las empresas no tendrán los recursos necesarios para migrar a Windows 7 antes de que expire el periodo de soporte de Windows XP. Además estima que el sobrecoste podría suponer hasta un 60% del presupuesto típico anual para PCs durante 2011 y 2012.

Según se explica en el informe las empresas necesitarán en primer lugar testar las aplicaciones en Windows 7, y en caso necesario resolver los problemas que se encuentren. En el mejor de los casos esto pudiera llevar hasta finales de 2010.

El soporte extendido de Windows XP finaliza en abril de 2014, momento a partir del cual no se podrán obtener actualizaciones de seguridad del sistema operativo ni correcciones de vulnerabilidades. Debido a esto probablemente muchos fabricantes de aplicaciones y de drivers dejarán de dar soporte de sus productos para una plataforma que está a punto de desaparecer. Por tanto sería aconsejable que en 2013 ya se hubiera finalizado la migración a Windows 7.

Por otro lado hay que tener en cuenta que muy frecuentemente los departamentos de IT de las grandes empresas prefieren migrar el sistema operativo al momento del cambio del hardware por simplicidad y para ahorrar costes. Es frecuente que el tiempo de vida de los nuevos equipos llegue a 4 o 5 años. Sin embargo no será posible que dicho ciclo de vida llegue a su fin porque en 2-3 años todos los equipos tendrán que estar en Windows 7, y los que se hubieran entregado hasta finales de 2010 (según la previsión más optimista) todavía llevarían la versión antigua de Windows.

Esta situación obligará a un sobrecoste para las empresas encaminado a resolver esta situación. O bien la empresa decide obtener los recursos externos necesarios para migrar a Windows 7 los equipos que no hubieran acabado su ciclo de vida, o bien la empresa decide adquirir herramientas que faciliten grandes migraciones sin la necesidad de obtener más recursos externos, o bien anticipan el fin del ciclo de vida de los equipos afectados con la consecuente pérdida económica asociada por no haberse amortizado.

En cualquier caso el cambio a Windows 7 obligará a calibrar el impacto económico que esta migración tendrá en la empresa y como se abordará la migración, buscar soluciones o herramientas que pudieran agilizarla y, si se estima que se necesitarán recursos externos, cerrar los acuerdos necesarios con el proveedor cuanto antes ya que probablemente en 2011 y 2012 la demanda de personal cualificado supere la oferta existente y esto encarezca los costes.

Según Gartner el gasto adicional que cada empresa deberá destinar para la migración en 2011 y 2012 equivaldrá a un sobrecoste del presupuesto habitual destinado a equipamiento informático de entre un 20% y un 60%.

Para más información véase el informe “Prepare for Your Windows 7 Migration Crunch” en: http://www.gartner.com/technology/media-products/reprints/dell/vol2/article3/article3.html